Lala, tu guía virtual
   
  Website sobre Zufre independiente, altruista, sin ánimo de lucro, sin hipotecas políticas, a tu libre disposición.
  Plazas franquistas
 
Símbolos franquistas
 

Paseo de José Navarro y Andrés Pascual:t: Imagen del rótulo y de las últimas obras en el recinto. Andrés Pascual, jefe de la Falange en Zufre durante casi 20 años y gestor de la dictadura, alcalde ilegal para entendernos, entre el 02.03.1940 y el 10.01.1957.
   

Hemeroteca del diario Odiel, de Huelva,, 6 de julio de 1956:"Ha tenido lugar la reunión ordinaria de este consejo local, correspondiente al pasado mes de junio, bajo la presidencia del camarada Andrés Pascual López, jefe local del Movimiento. en ella el camarada Pascual explicó el contenido de la circular número 22, que trata sobre las reuniones periódicas de los camaradas y las normas para su cumplimiento. En relación con dicha circular se acordó que los días en que han de celebrarse dichas reuniones sean el día del Estudiante Caído, el día de la Unificación, el día de la Exaltación del Trabajo y el día del Caudillo".

            Dos plazas públicas de la villa recuerdan sin pudor a dos gestores de la dictadura franquista en la villa: Andrés Pascual y Joaquín Duque. Nada rememora al casi centenar de vecinos inocentes republicanos asesinados en el segundo tercio del S. XX. ¿Acaso la democracia no se construyó sobre estos últimos cimientos? Resulta curioso que no haya dinero para homenajear a las víctimas y recientemente, en 2009, se hayan remozado estas otras dos plazas. El millón de pesetas de subvención que la Ley de Memoria Histórica había previsto para tal fin el alcalde se lo gasta en un estudio sobre las víctimas que yo había puesto a su disposición de forma totalmente gratuita. No será que plazas y homenajes son para él una patata caliente. ¿Merecen los familiares del centenar de víctimas del pueblo que se les siga dispensando este trato setenta años después?


Plaza de Joaquín Duque Duque: Imagen del rótulo y de la recién remozada plaza. Joaquín Duque Duque, camarada de Andrés Pascual y gestor de la dictadura, léase alcalde ilegal, entre el 16.07.1957 y el 25.09.1959.




Ilmo. Sr. Alcalde del Ayuntamiento de Zufre (Huelva)

 

Don Diego Antonio Velázquez Mallofret, mayor de edad, ante el Excmo. Ayuntamiento comparece y como mejor proceda en Derecho,

 

DICE:

 

         1.- Hay dos plazas en Zufre rotuladas con los nombres de los “camaradas” Joaquín Duque y Andrés Pascual. Para el objeto que aquí se trata, he aquí una pequeña semblanza política de los susodichos:

 

         1.1.- D. Joaquín Duque Duque: un informe de la Falange de 14 de febrero de 1957 (es probable que se tratara de un informe de actitud y conducta previo a su designación como alcalde) expone que el “camarada Joaquín Duque y Duque (…) pertenece a FET y de las JONS en calidad de militante desde el 1º de diciembre de 1936. Ha observado y sique observando una conducta buena en todos los sentidos considerada. Es patente su adhesión al Glorioso Movimiento Nacional”.

         En julio de 1957, el gobernador provincial de Huelva, “ante los crucifijos y los evangelios”, le toma juramento como alcalde de la villa: “Juro servir fielmente a España, guardar lealtad al Jefe del Estado, defender y fomentar los intereses del municipio, mantener su competencia y ajustar mi conducta a la dignidad del cargo”. Y el gobernador contesta: “Si así lo haces, Dios, España y la Falange os lo premien, y si no, os lo demanden”. Desempeña el cargo entre el 16.07.57 y el 25.09.59.

 

1.2. D. Andrés Pascual: fue el jefe de la Falange en Zufre y alcalde  durante casi veinte años, entre el 02.03.40 y el 10.01.57.

 

2.- El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica insta a las Administraciones Públicas a tomar las medidas oportunas para la retirada, en el ámbito de sus competencias, de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.

        

3.- Pienso que la dedicación de una calle a unas determinadas personas, fechas o hechos, es uno de los mayores honores que un pueblo puede ofrecer, pues convierte al homenajeado en ejemplo de los ciudadanos que viven o transitan por la localidad. Se ensalza de esta manera a la persona o al acontecimiento, que pasará a la memoria colectiva como autor de un bien a la comunidad o como referencia histórica del acervo común. Sin embargo, siguen presidiendo algunos de los espacios públicos de nuestro pueblo nombres pertenecientes a personas relacionadas con el franquismo, que instauraron y sostuvieron una dictadura totalitaria, derribando mediante un golpe de estado armado un régimen democrático.

 

4.- En un pueblo que, a pesar de no haber ofrecido resistencia ni haberse levantado en armas, durante la expugnación y posterior represión de los sublevados fueron asesinados casi un centenar de vecinos, mantener ese homenaje público a personas o hechos golpistas es un claro desprecio a los deudos de los fusilados, inexistentes en el nomenclátor de la villa y olvidados todavía en fosas comunes, un claro desprecio a los valores democráticos en los que hoy se basa nuestra convivencia, además de un incumplimiento evidente de la Ley.

 

Y, por lo expuesto,

 

SOLICITA:

 

La retirada de ambos nombres franquistas de la villa por ser su permanencia contraria a derecho, violar derechos fundamentales e incumplir la Ley de Memoria Histórica.

 

OTROSÍ DICE:

 

El que suscribe se hace cargo que una solicitud de este tipo, en un pueblo tan pequeño, donde todos se conocen, produzca malestar entre los familiares de los antedichos, que tratan de perpetuarlos en la memoria colectiva como modelos insignes de la villa, y gustan de alegar aquello de pasar página. A todos ellos les dice que la historia no se fundamenta en el olvido, que el profeta del futuro es el pasado. No se camina hacia delante desde la anonimia, el olvido, el silencio y la indiferencia, pues se corre el riesgo de incurrir en pretéritas barbaries.

A su abuelo, Antonio Mallofret Domínguez, segundo teniente de alcalde, lo llevaron a fusilar, con 31 años, delante de su mujer, una mañana del 23.08.36, dejando cuatro huérfanos; a su pariente Luis Sánchez Mallofret, alcalde, apenas un mes después; a su tío abuelo, José Mallofret Domínguez, dirigente de Unión Republicana, el 04.11.37, luego de que lo pasearan por el pueblo vestido de falangista. Y así un largo etcétera. En nombre de ellos presenta este escrito, de ellos y del resto de asesinados, hasta casi completar el centenar. Por justicia democrática.        Los dejaron sin voz, los silenciaron, pensaron que así se acababa para siempre, que fusilaban también las ideas. Son sus deudos los únicos que pueden hablar por ellos.

 

 

 
  Hoy habia 77087 visitantes (175794 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Copyrigh: Diego A. Velázquez  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Web sobre Zufre y su entorno