Lala, tu guía virtual
   
  Website sobre Zufre independiente, altruista, sin ánimo de lucro, sin hipotecas políticas, a tu libre disposición.
  Fiestas perdidas
 
       Enramadas
    
       
El resto de festejos que se celebraban a lo largo del año en Zufre era el compuesto por los carnavales -postergados tras la Guerra Civil y la Dictadura del General Franco-, que se celebraban durante una semana de febrero o marzo, los bailes populares y la fiesta de los quintos, que coincidía con uno de los días de carnaval. Durante el S. XIX y aún a principios del S. XX hubo otra bellísima costumbre para cortejar a las mujeres denominada "Las Enramadas".
        Las canciones de las estudiantinas o murgas, pandillas de músicos callejeros con las caras pintarrajeadas, y las comparsas procedentes de Higuera de la Sierra y otros pueblos anunciaban el inicio de las fiestas. 
        Los dulces eran muy usuales en los casamientos y en las romerías. Antes de la guerra, Zufre contaba con una dulcería donde se vendían alfajores, pestiños y flores.
        En las largas noches de invierno, sin medios audiovisuales de comunicación para entretenerse, los hombres buscaban a las mujeres en los cortijos para jugar a La Colmena o al Avión. La primera radio no llegó hasta los años 40 y el primer receptor de televisión lo hizo en 1964.
        Los nostálgicos de aquellos tiempos coinciden en afirmar que la juventud se divertía antaño más que ahora. Pandillas de jóvenes aprovechaban las fiestas para llamar a las casas y obsequiar a las mujeres con canciones y pareados picantes:
 
        "De parte del Gobernador,
         que saque usted el conejo al sol".
 
        "-Dice mi madre que me dé la lata.
        -¿Qué lata?
        -La que tiene usted entre medio de las patas".
 
        "En el mar se ha hundido un barco,
        y en el barco iba mi suegra,
        por eso los calamares
        tienen todos la tinta negra".
 
        Estudiantinas
    
        La murga o estudiantina se utilizaba en aquellos años como forma velada de crítica, aceptada por todos por su carácter lúdico. He aquí algunos ejemplos:
       
        La cañería está rota         Nosotras somos todas viejas
        y el agua perdida está,      y no podemos vivir,
        y va a llegar el día         y no podemos roer 
        en que no se pueda pasar.    el fruto que da el país.
 
   
 Las mocitas de hoy en día   que el palo de un gallinero.
 tienen mucho que hablar:    Y no sólo eso llama la atención,
 presumen como marquesas     que algunas valen menos
 siendo hijas de un obrero   que el palo de un escobón.
 y luego tienen más mierda
 
        A falta de medios de comunicación, cualquier anécdota o episodio de la vida cotidiana era objeto de una estudiantina. Las iras de "la Lola" contra los hijos del Tío Ramito por arrojar una sartén vieja en su tejado eran recreadas así por la imaginación popular:
 
 En el tejado de "la Lola",   "la Lola" salió gritando
 cuando vivía en El Postigo,   a decírselo al dulcero.
 tiraron un sartén             Como ustedes no la quiten
 los puñeteros chiquillos.     se lo voy a decir a tu abuelo.
  
        El dulcero al que se refiere la estudiantina anterior era el propietario de la casa de "la Lola". Esta vecina vivía en su casa de "El Postigo" con una guarra y un gallo, y aseguraba de forma convincente a todos que este ave de corral le cantaba a su vecino enfermo de enfrente, D. Amador, el Secretario del Ayuntamiento, lo siguiente:
        "Don Amadooorr que está mejooooorrrrr".
 
        Un grupo de "El Ronquillo" recordaba por carnavales en una de sus estudiantinas a unos vecinos suyos que fueron atrapados por la Guardia Civil robando bellotas en la finca zufreña de La Cervera:
 
   Con esto de las bellotas       pasamos por la carretera
   que traemos entre manos        y ni las encinas miramos.
 
        Otra estudiantina de Higuera de la Sierra se refería al desliz de su anterior párroco con una mujer del pueblo, que dio como fruto un hijo ilegítimo. El cura fue ayudado a salir del pueblo por el ganadero de toros bravos Manuel Rincón. La estudiantina recuerda así el incidente:
 
        A la iglesia yo no voy,    porque un cura que aquí había
        porque me da mucho miedo; tenía tipo de torero.
 
  Hoy habia 77087 visitantes (175843 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! Copyrigh: Diego A. Velázquez  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Web sobre Zufre y su entorno